SABOR D’ORO by pedro yera TRADICIÓN

Es el resultado de la tradición de generaciones de olivareros que se resumen en esta botella de diseño con un sabor intenso y un color verde oscuro.

En su interior alberga el mejor aceite de la campaña, la reserva familiar, obtenido con la selección de las aceitunas del primer día de cosecha del mes de octubre. Esto le hace ser un aceite muy especial tanto por su alto contenido en clorofilas, de ahí su vivo color verde intenso, como por sus excepcionales propiedades organolépticas.

SABOR D’ORO® by pedro yera TRADICIÓN, una selección de Pedro Yera del primer día de cosecha, obteniendo un aceite edición limitada que está pensada para los amantes del aceite tradicional y por eso también se puede disponer en RAMA o sin filtrar, tal y como lo tomaba antaño. De esta manera el sabor de toda la pulpa de la aceituna está presente en el aceite.

Este aceite se almacena y se envasa en atmosfera protectora. Esta es una técnica que sustituye el oxígeno de los depósitos y de las botellas para evitar su oxidación y lo sustituye por nitrógeno, lo que permite que el aceite conserve sus cualidades durante más tiempo.

Origen y descripción

  • Localización: Paraje Natural La Laguna Grande en la Comarca de la Loma, a orillas del Guadalquivir Jaén.
  • Tipo de Aceituna: 100% Picual de olivos centenarios.
  • Fecha de recolección: octubre
  • Método de extracción: Máximo 3 horas desde la recolección.
  • Temperatura de la extracción: < 20º C (en frío).
  • Color: Verde esmeralda.
  • Calidad: Virgen Extra.
  • Acidez: < 0,15º
  • Método de recolección: Mecánico y vareador eléctrico, en un proceso prácticamente manual y artesano.
  • Almacenamiento: Acero inoxidable con nitrógeno.
  • Sugerencias de Almacenamiento: Conservar en un lugar fresco, lejos de la luz y calor.
SABOR D’ORO® by pedro yera TRADICIÓN Es el aceite de la línea con más personalidad, tiene un picor y amargor muy presentes en boca y el aroma fino e intenso, propios de la variedad Picual.

Este Aceite de Oliva Virgen Extra de autor, tiene un aroma intenso a tomatera y hierba fresca.

En boca presenta una personalidad característica de los aceites tempranos de Jaén, con un picor aterciopelado que aparece progresivamente en la cavidad retronasal. Muy agradable y persistente, su equilibrio y delicado amargor hace de éste un aceite muy estructurado.

Los matices verdes que aparecían en boca aparecen nuevamente en nariz, aunque esta vez con un ligero toque a alcachofa y alloza.
Aconsejamos consumir sólo, únicamente con pan o en platos en los que queramos dar protagonismo al aceite.